En un mundo cada vez más interconectado y tecnodependiente el email es un auténtico cronófago en el día a día. Lo era un elemento facilitador del trabajo se ha convertido en un agente erosionador de la productividad.  Una cantidad ingente de información que los profesionales deben gestionar constantemente. Por ello podemos etiquetar al e-mail enemigo de la productividad.

e-mail enemigo de la productividad

Actualmente son muchos los líderes de opinión y expertos en productividad que abogan por aparcar el email.  Por ello recomiendan optar por herramientas mucho más eficientes. El uso de instrumentos como RRSS corporativas, wikis, software de gestión de proyectos o mensajería instantánea. Pero el email ha calado hondo profesionalmente integrándose en nuestra cultura del trabajo como enemigo de la productividad.  ¿Te suena abrir el correo y encontrarse con multitud de asuntos diferentes y conversaciones paralelas?

 

Desperdicio de tiempo y recursos: E-Mail enemigo de la productividad

Esta circunstancia genera una cantidad de desperdicio en tiempo, recursos y energía que obliga a una reflexión. Y todo esto en un contexto global donde el concepto de ¨LEAN¨ emerge con fuerza, siempre buscando eliminar desperdicios en los procesos sin perder valor añadido.  Don Tapscott, en una reciente entrevista, arroja luz al respecto aportando claves estratégicas para catapultar la productividad y el rendimiento del talento que reside en las empresas.

 

 

El Puzzle del Director de Obra

¿Puede un Director de Obra gestionar cientos de correos sobre cientos de actividades diversas con multiplicidad de asuntos redundantes? ¿Se puede conocer cómo se ha gestionado una actividad en poco tiempo para poder tomar decisiones sobre como encauzarla? Cuando se producen rotaciones entre jefes de departamento, supervisores o responsables de actividades e incidencias, ¿Cuánto tiempo necesita para ponerse al día sobre el estado actual de esa determinada actividad?

 

Componer el puzzle de emails intercambiados no se consigue aplicando dos simples filtros en Outlook. La realidad hace que muchos emails se lean de forma somera y que otros de ellos ni siquiera se abran. En otros casos el email no es más que una excusa por escrito de lo bien que hacemos nuestro trabajo. Se convierte en un escudo contra posibles críticas o compañeros de trabajo encontrándonos con email atestados de personas en copia visible u oculta que no hacen más que generar tensiones psicológicas y desafección organizacional.

 

Descontrol. Desconocimiento. Incertidumbre.

Estos conceptos son la respuesta a las cuestiones planteadas. La solución pasa por encontrar el medio que permita canalizar y automatizar las actividades y sus incidencias donde la comunicación sea instantánea y la trazabilidad de la misma automática. Con ello posibilitamos acabar con el descontrol, transformar el desconocimiento en Know-how y la incertidumbre en conocimiento del grado de avance de un proyecto en tiempo real.

 

 

Contra el e-mail enemigo de la productividad , EPC Tracker¨Projects always on track¨

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *